Operación Triunfo abandona la TV: las claves del desgaste

Operación Triunfo termina

Hoy ha terminado prematuramente la edición 2011 del talent show más popular de los 2000’s.

TeleCinco despidió OT7 en el verano de 2009, edición que si bien fue líder de audiencias en casi el 100% de sus galas como en todas las anteriores, había visto sus índices de audiencias recortadas, como ya ocurrió con OT3, última edición emitida por La1 de TVE con destino a Eurovisión.

A mediados de 2010 TeleCinco inició los castings para OT8, con la idea de estrenarlo en septiembre. La expulsión del polémico Risto y el regreso de la directora de la academia durante las ediciones de TVE, Nina, fueron la fórmula con que Gestmusic y TeleCinco decidieron relanzar en un principio la factoría de talentos musicales, tratando de recuperar al público cansado de las ristadas típicas de este canal.

Llegó septiembre y TeleCinco decidió posponer el estreno de la nueva edición para después del basurón reality Gran Hermano 12. La fusión con Cuatroº trasladó a dicho canal al que iba a ser su presentador una edición más, Jesús Vázquez, dejando a la hermosa Pilar Rubio al mando, que ya manifestó que desde Gestmusic no se le facilitaba ningún guion para prepararse las galas. Pero el error no fue Pilar Rubio como tanto se polemizó, sino estrenar OT junto a GH.

Desconocidas son las razones que llevaron a la cadena de Fuencarral a estrenar OT2011 junto a Gran Hermano, que incluso cuenta con un canal 24H para enganchar a la audiencia (una vergüenza la decisión de Prisa de cerrar CNN+ en sustitución de este canal 24H, pero este es otro tema). Actualmente, el público ya tiene Belén Esteban y Gran Hermano a su disposición, y sumar OT a la mesa ha provocado que las “Señoras que ven Sálvame y Gran Hermano” no den más de sí, viéndose la audiencia de OT reducida no a quienes verdaderamente les importa el formato, sino a quienes, además, han decidido sufrir por ella el maltrato que TeleCinco ha dado a Operación Triunfo en sus cuatro ediciones anteriores.

El himno de la primera edición de OT que cantó todo un país.

Los intentos de TeleCinco por recuperar la esencia del talent show, en consecuencia, han sido en vano. La decisión de acabar con el concurso puede estar sumada además a lo caro que debe suponer mantener la academia con sus profesores y el resto del personal, así como un plató tan impresionante como es el de OT. Quizás un 12% de share no sea rentable en este tipo de formatos ni en Cuatroº, canal que TeleCinco gestiona desde este año, con una audiencia media de la mitad que los presentes índices de OT, y canal al que podía por tanto haberse mudado el programa.

Seamos oyentes de música más o menos comercial, deberíamos acordarnos que de OT han salido desde Bisbal o Soraya para las masas hasta Nena Daconte o Virginia Labuat para indies. Seas más moderno o más alternativo, deberíamos todos estar tristes por la despedida hasta quién sabe cuando de Operación Triunfo.

Así terminó OT2011: El himno nueve años después interpretado por los triunfitos de varias ediciones, a la vez que #VivaOT era el TrendTopic nº1 a nivel global.